viernes, noviembre 13

EL MILLONARIO Y MACABRO NEGOCIO DE LA TRATA DE PERSONAS EN EL PAIS


La actividad está siendo gerenciada de manera creciente por redes de crimen organizado, y el 50% de las víctimas son mujeres y niñas

En un par de días la Organización Internacional de Migraciones (OIM) dará a conocer el informe de un nuevo relevamiento en el cual se da cuenta de la situación que revistan algunas provincias de nuestro país en este tema. Entre ellas, la provincia de Entre Ríos se ubica entre las principales zonas de conflicto en torno al problema del tráfico y trata de personas. Hoy Argentina es considerado un país de origen, de destino y de tránsito para las víctimas de la trata de seres humanos y los informes realizados por la OIM han advertido que además del reclutamiento y secuestro para trata interna, existe asimismo tráfico y trata especialmente de mujeres, niñas y niños, para ser llevados a otros países en los que serán explotados.

Luego del secuestro y desaparición de Fernanda Aguirre el 26 de julio de 2004, en Entre Ríos se puso en evidencia una compleja trama que hasta entonces no había sido visualizada y puesta a la consideración pública, la de la trata y tráfico de mujeres, niñas y niños fundamentalmente para la explotación sexual.

Una de las hipótesis de la investigación policial en torno al caso Fernanda Aguirre se sustentó en la posible incorporación de la niña de 13 años, a una red de prostitución. Así se iniciaron distintos operativos y rastrillajes donde comenzó a develarse la cantidad de prostíbulos y whiskerías que funcionaban en la provincia, donde terminaban por hallarse a menores que eran explotadas sexualmente.

Del mismo modo, la aparición de ciertos mensajes con la leyenda “SOS, ayúdenme, soy Fernanda” en Río Hondo, Santiago del Estero, abonaron la teoría de las redes de trata de menores que a través del secuestro, someten a las mujeres, niñas y niños para luego obligarlas a ejercer la prostitución. La cadena de perversidad se completa con el traslado de un sitio a otro para que no puedan establecer contacto con nadie. Esta es la conjetura que mantiene María Inés Cabrol, la mamá de Fernanda, y a la cual se ha aferrado denodadamente exigiendo justicia.

En el país, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) es la encargada de recepcionar las denuncias por tráfico y trata de personas en donde los testimonios son desgarradores. Uno de los objetivos principales de la organización es la lucha contra la trata de personas, considerada una forma de migración irregular cuyos fines de explotación implican la violación de los derechos humanos. La representación en Argentina comprende además Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay. Con ello se aborda un gran problema desarrollado al paso de la integración regional, el tráfico de personas, como la otra cara del tema de las migraciones.

La OIM adoptó la definición de ‘trata de personas’ incluida en el Protocolo de las Naciones Unidas para Prevenir, Reprimir y Sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional.

Mercedes Assorati, coordinadora del Proyecto de Fortalecimiento Institucional en la Lucha contra la Trata de Personas en la Argentina de la OIM, explica que “de acuerdo a este protocolo, la trata de personas significa la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concepción o recepción de beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación”

Existen múltiples factores que hacen que haya víctimas propensas para semejantes crímenes que van desde el secuestro forzado de personas, limitación de la libertad, sustracción de identidad, así como distintas formas de violencia, tanto física, sexual como psicológica, y por lo cual desde distintas entidades a nivel internacional, se procura llevar adelante acciones que permitan combatir este tipo de delincuencia organizada de manera transnacional.

Esos factores pasan fundamentalmente por la pobreza, el desempleo y la falta de oportunidades que condicionan a millones de personas a buscar una salida, una vía de escape, una oportunidad fuera de su entorno, creyendo encontrar allí un futuro mejor.

Assorati hizo su exposición días pasados en el ámbito del Primer Encuentro Nacional de Periodistas con Visión de Género, organizado por Artemisa, periodismo de género para mujeres y varones. Allí presentó datos de esta realidad que durante mucho tiempo intentó mantenerse oculta, sobre todo debido a la escasa atención prestada en términos sociales, aún cuando se ha reconocido que estamos frente a uno de los negocios ilícitos más rentables del mundo.

“La explotación incluirá como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los servicios o trabajos forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos” señala la especialista para quien es fundamental que se hable con propiedad. “Hablar de ‘trata de blancas’ no sólo es una terminología anticuada sino que además es una terminología discriminatoria” enfatiza Assorati quien además explica que estos términos aluden a una pequeña parte del problema de la trata: la trata para explotación sexual. “La trata abarca también la trata para explotación laboral y la trata para extracción de órganos”.

Otro concepto que está claramente diferenciado y que sin embargo se sigue utilizando erróneamente como si fueran sinónimos es el tráfico y la trata. “No es lo mismo” comenta categóricamente la coordinadora. “Es importante destacar la diferencia con el concepto de tráfico ilícito de migrantes, cuya definición, según el Protocolo de las Naciones Unidas contra el Tráfico de Migrantes por tierra, mar y aire, es la facilitación de la entrada ilegal de una persona en un Estado del cual dicha persona no sea nacional o residente permanente con el fin de obtener, directa o indirectamente, un beneficio financiero u otro beneficio de orden material”.

En pocos días más estará terminado el informe elaborado por la OIM respecto de la situación de trata y tráfico de personas, pero Assorati confirmó a ANALISIS que los datos sobre la provincia de Entre Ríos han sido alarmantes.

En dicho informe se ha podido establecer que existe una corriente “migratoria” de víctimas que van en dirección norte-sur, siendo las provincias de origen del reclutamiento de víctimas, Misiones, Jujuy, Salta, Entre Ríos, Santa Fé, Córdoba, Santiago del Estero y Tucumán. Del mismo modo de acuerdo a este trabajo realizado por la OIM se sabe que la mayoría de las víctimas tienen como destino las provincias de Buenos Aires, Córdoba, La Rioja, Santa Fé, Entre Ríos, Tierra del Fuego, Chubut, Santa Cruz, Río Negro y la costa atlántica.

Ante esta realidad es significativo pensar en la cantidad de convenios, tratados y demás acuerdos que a nivel internacional han rubricado los principales líderes políticos y sociales para combatir este flagelo que aún no adquiere el status de problemática social que le permita estar en la agenda tanto pública como política. Aún así existen grandes acuerdos, entre ellos -uno de los más importantes- es la Convención Internacional contra el Crimen Organizado Trasnacional, y su Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, en el cual se inscriben todos los programas y proyectos contra la trata en el mundo.

Denuncia y damnificación

La denuncia realizada hace un par de meses atrás por la periodista Verónica Toller para el diario Clarín, muestra la magnitud del negocio existente detrás de la trata de personas y la prostitución. Toller publicó información respecto a adolescentes entrerrianas que estarían siendo llevadas por la fuerza al vecino Uruguay por parte de proxenetas para ser prostituidas, y consiguió testimonios muy valiosos en su investigación. Así Gladys Piedrabuena, una ex prostituta, brindó detalles y datos muy precisos -e inclusive se ofreció aportarlos ante la justicia- sobre la forma en que “menores entrerrianas, algunas nada más que de 13 años, serían llevadas periódicamente a Fray Bentos para ejercer la prostitución, donde las contratan empresarios extranjeros que se encuentran en la zona".

De este modo Piedrabuena confirmaba lo que se comentaba a soto voce, y es que las jóvenes son obligadas a trasladarse por lo que se denomina “el corredor del MERCOSUR” e inclusive no se descarta que de allí partan hacia otros destinos internacionales. Este tema también habría sido confirmado por la OIM a una agencia de noticias internacional, en función del estudio que están llevando a cabo y en el cual se habría constatado un movimiento de trata de mujeres destinadas a Italia.

En el caso particular de Gualeguaychú, Piedrabuena había ofrecido detalles respecto a la manera en las menores eran llevadas al Uruguay vía Concordia-Salto y Colón-Paysandú.

Pero el tema que rápidamente se disipó de los medios de comunicación, volvió a recobrar notoriedad por estos días cuando Toller sufrió un robo en su casa de Gualeguaychú, donde le sustrajeron una computadora y una cámara digital, materiales elementales de su tarea periodística. Basta con decir que luego de la denuncia de la ruta Argentina – Uruguay por la trata de mujeres y niñas para la explotación sexual, la periodista había ofrecido aportar el material que tenía a la justicia, e inclusive había manifestado tener “muchas pruebas” para ello.

Si bien el móvil del robo no ha podido confirmarse, fue el propio jefe de la Policía de Entre Ríos, Comisario Hector Massuh quien al ser consultado no descartó esta hipótesis y señaló que se estaba trabajando para esclarecer el hecho.

“No podemos desconocer que a nivel mundial y de la provincia la prostitución está instalada en todos los lugares” sostuvo Massuh para acotar que se encuentran realizando operativos en locales habilitados pues “iniciamos causas donde establecimos la presencia de menores de edad y por eso preparamos un equipo para comprobar si la documentación que se exhibe es legal, para lo cual instruimos peritos”.

Desde los distintos ámbitos donde se aborda esta problemática se ve claramente la necesidad de profundizar en el debate, esclarecimiento y responsabilidad social frente a un problema que no mide fronteras.

¿QUÉ ES LA TRATA DE PERSONAS ?

Art. 3: Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños.

Por “trata de personas” se entenderá:

ACCIONES: captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas,

MEDIOS: amenaza, uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, FINES: con fines de explotación, incluirá, como mínimo:

Explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual

Trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre

La extracción de órganos

2 comentarios:

Mercedes Assorati dijo...

Hola: Gracias por su interés en la trata de personas. Sin embargo, la información es incorrecta. Desde mediados de 2007 no trabajo en la OIM. Desde esa fecha soy la Coordinadora de Programa ESCLAVITUD CERO de la Fundación El Otro. Tampoco es correcto decir que la OIM es la encargada de recepcionar denuncias. Existe el 0800 del INADI y la Fiscalía especializada. La OIM no es un lugar de recepción de denuncias. Para aclarar este y otros conceptos los invito a ingresar a nuestro grupo virtual:

http://groups.google.com/group/esclavitud-cero?hl=es
dónde figura, al final de las preguntas y respuestas las direcciones para realizar denuncias

También los invitamos a ingresar a nuestro Blog:
http://esclavitudcero.wordpress.com

Gracias por corregir los errores que se han deslizado en el artículo de referencia.

Saludos,

Mercedes Assorati

Mercedes Assorati dijo...

Perdón tampoco es correcto decir que "la trata de personas es considerada una forma de migración irregular". Esto es incorrecto, la migración irregular no es trata, es -simplemente- migración irregular. Lo que ocurre es que muchos migrantes que ingresan irregularmente a un país que no es el propio, por su situación de vulnerabilidad terminan siendo víctimas de la trata de personas. Nuevamente sugiero entonces leer más sobre el tema.

Saludos,

Mercedes Assorati

Archivo del Blog